Viajar con tu gato

El mareo

Muchos cachorros llegan a la consulta del veterinario para su primera visita llenos de baba tras un corto viaje en coche. Este es el primer síntoma de la náusea por mareo. 

Adiestramiento para viajar en coche

Es importante que el gato viaje seguro en una cesta o caja, ya que aparte de los problemas de mareos, hay que tener en cuenta el aspecto de la seguridad. Si el gato salta sobre el hombro del conductor, la situación puede resultar muy peligrosa.

Miedo al coche

El miedo al coche puede proceder de diversas causas, muchas de las cuales son de fácil explicación. Por ejemplo, la primera vez que el cachorro se subió a uno, fue apartado de su madre y de sus hermanos y la segunda, una persona extraña, vestida de blanco le hizo cosas extrañas e incluso le puso una inyección!! Paciencia y subirle poco a poco al coche, sin ponerlo en marcha, incluso dejarle dormir en él, siempre sin ponerlo en movimiento  y comenzar los trayectos con distancias muy cortas pueden servir para superar el miedo que el gatito pueda mostrar hacia el coche.

Transportines

Las cestas más seguras están hechas de plástico resistente y fibra de vidrio. Algunos gatos caseros (los míos concretamente) pueden viajar en bolsas de tela blanda con cremallera, o simplemente atados con su arnés al cinturón de seguridad.

Viajes en avión y tren

Los viajes en avión son más rápidos y menos estresantes para los animales. Si su gato pesa menos de 5 kg. Podrá viajar en la cabina de pasajeros siempre que no haya otro animal en el mismo vuelo. Por ello, se recomienda hacer la reserva anticipada. Para animales de mayor peso existe una bodega acondicionada a los cambios de presión, donde su gato viajará cómodamente. Es obligatorio que viaje en unos contenedores especialmente diseñados para el transporte de animales vivos  y seguir las recomendaciones establecidas por la IATA.

Para viajar en tren, nuestro animal deberá hacerlo en el vagón de equipajes, a no ser que paguemos un suplemento que le permitirá viajar en nuestro compartimiento individual. 

Con un poco de cuidado y planificación, podrá sortear todas las dificultades de viajar con un perro o gato.